¿Para quién?

¿Para quién?

La quiropráctica está dirigida a todo el mundo, independientemente de su edad, y no únicamente a quienes padecen dolor de espalda. De hecho, todas aquellas personas que dan importancia a su salud y/o que quieren mejorar su estilo y calidad de vida deberían acudir a un quiropráctico.

Beneficios de la quiropráctica

Bebés y niños

Cólicos
Problemas respiratorios y de sueños
Otitis media
Torticolis
Reflujos
Hiperactividad
Plagiocefalia
Prevención de la escoliosis
Crecer más saludables
Fortalecer el sistema inmune

Adultos

Mejora la biomecánica de la columna vertebral reduciendo tensiones musculares

Disminución notable del estrés y aumento de la concentración y la productividad

Mayor capacidad de adaptación a situaciones de estrés físico y emocional

Tercera edad

Disminuye síntomas derivados de la edad

Mejora la calidad de vida en personas mayores

Ayuda a reducir procesos inflamatorios

Ayuda a mantener y a mejorar la movilidad

Reduce la necesidad de fármacos

jogging-2343558_640

Deportivos

Aumenta el rendimiento deportivo
Acelera la recuperación de las lesiones
Aumenta los reflejos y la agilidad
Reduce las lesiones musculares y articulares

pregnant-1245703_640

Embarazadas

La quiropráctica puede ayudarte durante tu embarazo a reducir los dolores provocados por el aumento de peso y el cambio postural. Además, prepara tu cuerpo para el parto, facilitando la correcta colocación del bebé, y también para conseguir un vientre más elástico y sin tensiones que podrían resultar molestas para ti y tu bebé.